Yo se lo hago por…

Standard

Es la frase más esperada y utilizada en el mundo de las reformas, por individuos que, sin ningún escrúpulo, abaratan los precios sobre la base del fraude.
No dan de alta a sus empleados, no se dan de alta ellos, no cumplen la normativa de seguridad, no facturan y, después de haber cobrado, si te he visto no me acuerdo.
Aunque para alguien que quiera hacer una reforma pequeña en su domicilio pudiera parecer tentador, la realidad es que quien contrata a este tipo de “trabajadores”, se arriesga, y mucho, a que lo barato le salga bastante caro: en algunos casos, porque al final se ven obligados a contratar personal cualificado que termine  el trabajo, y en otros, por que una inspección repentina les baja de la nube, talonario en mano, y de pronto se ven con una sanción que puede llegar a los treinta mil euros.
Por lo tanto, desde este blog, queremos recordar a todos aquellos que vayan a contratar una reforma, algunos de los requisitos que los trabajadores deben cumplir en cualquier obra de construcción, y que, por su bien, deberían exigir.
Antes de poner un pié en la obra, quien quiera trabajar en nuestra casa debería presentar la siguiente documentación:
-Filiación a la seguridad social propia y de los empleados que vayan a realizar los trabajos.
– Diplomas de cursos de seguridad, de todos los empleados,, adecuados a cada oficio. Veinte horas para los trabajadores, sesenta para el responsable de seguridad de la obra (de obligada comparecencia).
– Certificado del corriente de pago, tanto de la seguridad social como del ministerio de hacienda.
– Certificado del corriente de pago de los trabajadores.
– Certificado que acredite que todos los trabajadores han sido provistos de los equipos de protección individual exigibles para cada oficio (botas, guantes, gafas, casco, arneses, etcétera).
– Si el empresario tiene trabajadores asalariados que van a trabajar en la obra, documento acreditativo en el que se especifique que dichos trabajadores han realizado un control médico, y que son aptos para trabajar (vence anualmente).
Es importante tener una copia de todos estos documentos, ya que cualquier inspector puede solicitarlos en cualquier momento, y la no presentación de los mismos, podría resultar incluso en el cierre de nuestra obra, además de cuantiosas sanciones.
Y aún hay algo más en que pensar:
¿De verdad puede una misma persona ser oficial en albañilería, fontanería, electricidad, calefacción, aire acondicionado, pintura, etc, y conocer al pié de la letra toda la normativa concerniente a cada oficio?
¿Arriesgaría usted el dinero que tanto trabajo le ha costado ahorrar, por abaratar el presupuesto en unos cuantos euros?
No lo dude, contrate personal cualificado, y solo trabaje con empresas o autónomos debidamente legalizados.
Se ahorrará muchos disgustos.
(c) 2013. Ricardo Capdepón

http://www.reformascapdepon.es

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s